Adolfo Canales, presidente Consejo de Magallanes: «Nos interesa tener un impacto masivo, no realizar tareas solo por cumplir»


16 de abril de 2019

¿Cuál es el diagnóstico de la situación del Consejo de Magallanes que ustedes realizaron al asumir su período como dirigentes?

Por un lado, nuestro diagnóstico era que el Colegio no tenía ninguna relevancia a nivel nacional. Lo segundo es que teníamos muy pocos colegiados, cuando hace dos décadas llegamos a tener 200. ¿Qué hicimos para solucionar eso? Tenemos varios lineamientos. Establecimos una gestión de relaciones públicas, la cual se expresa de diversas maneras. Una, por ejemplo, a través de los medios de comunicación. Apenas asumimos en agosto de 2018, hicimos las gestiones necesarias para aparecer en al menos cuatro o cinco medios regionales para decir que el colegio se estaba formando, que estábamos convocando a colegas para integrarlos, ofrecer una gama de cursos de capacitación a precios razonables y, al mismo tiempo, difundir la relevancia de la profesión contable en la región de Magallanes. En esto consistió la campaña que iniciamos a través de medios de comunicación. En marzo de 2019, dimos siete entrevistas a medios de comunicación, entre televisión, radio y prensa escrita. Tuvimos oportunidad de golpear la mesa con respecto a los dichos del presidente Piñera con respecto a los contadores. Dimos una señala clara a nivel local y nos alineamos con el comunicado que, a nivel nacional, emitió nuestra presidente, Mónica Pérez. Un solo discurso, pero con los matices propios de cada región.

Además, establecimos lazos con los servicios públicos. En el caso del SII, ya que el lazo estaba desde antes, se afianzó a través de la realización de reuniones mensuales. También logramos llegar a la Tesorería General de la República, hemos organizado actividades con ellos. El desafío es, una vez concluida la Operación Renta, establecer vínculos con Aduana y la Dirección del Trabajo con el fin de conciliar criterios, comprender cuales son los principales errores que se cometen. Por otro lado, tenemos un desafío con Hacienda en vista de comprender las leyes de excepción ya que en Magallanes existen varias, donde pensamos que debemos tener un rol protagónico sobre todo en vista de que se viene una Reforma Tributaria.

¿Cómo han diseñado los procesos de capacitación?

Es muy fuerte la capacitación, donde estamos siendo apoyados por la Vicepresidencia de Desarrollo Profesional e INDEP, cobrando aranceles muy bajos. En la zona, un curso puede costarte cerca de los $ 240 mil; nosotros, en cambio, lo ofrecemos a $ 80 mil para colegiados. La idea es no generar lucro sino alcanzar un punto de equilibrio que el contador se cerciore de que puede acceder a profesores de calidad a un precio razonable. Por lo mismo, hemos celebrado convenios con dos OTEC regionales, as cuales nos ofrecen descuentos del orden del 25 %.

Tenemos un proyecto que consiste en poder realizar capacitaciones vía videoconferencias, trabajando con algún docente por dos o tres horas en horario de 17 a 20 horas, por ejemplo, aprovechando las instalaciones del colegio. Dicho sea de poco, nosotros recuperamos la sede regional -la cual se encontraba en arriendo- como una de las últimas gestiones realizadas bajo el mandato de Alejandro Vera. Ahora nos estamos encargando de refaccionarla.

En junio comenzaremos ofreciendo charlas a estudiantes de contabilidad del INSUCO, la Universidad Santo Tomás y la Universidad de Magallanes. Estas charlas se relacionan también con el tema de la Ética.

Con INACAP y Santo Tomás estamos pensando en celebrar un convenio que nos permita usar parte de sus infraestructuras para realizar eventos más masivos.

Así bien, estamos trabajando con los Centros de Negocios ubicados en la región, especialmente en Puerto Natales, donde ofrecimos una charla sobre el rol del contador en la Operación Renta. Nos interesa tener un impacto masivo, no realizar tareas solo por cumplir.

¿Han cambiado los procesos administrativos existentes?

Nos hemos dedicado a organizar la casa, buscando ser un aporte para el Consejo Nacional elaborando procedimientos. Existen falencias, pequeñas, pero que entorpecen el funcionamiento institucional. Como región esperamos hacer algunos aportes al respecto.

Una vez que concluya su período, ¿cuáles son los logros que espera obtener?

En primera instancia, dejar una asociación gremial con al menos cien colegiados. Segundo, que seamos a nivel regional un referente y contraparte importante para el SII y la Tesorería. Queremos buscar un reconocimiento que nos es caprichoso sino es el que nos corresponde por la importancia de la actividad que realizamos. Queremos, además, dejar un consejo regional organizado al punto de que ante el arribo de nuevos dirigentes estos sepan cómo, cuándo y cómo hacer tal o cual tarea.

Por último, luchar para que los beneficios no se pierdan y se mantengan en el tiempo.