Colegio de Contadores participa nuevamente en celebración del Día del Patrimonio


28 de mayo de 2019

Tal como ha ocurrido en los años recientes, el Colegio de Contadores de Chile se sumó nuevamente a la celebración del Día del Patrimonio. Para esto, durante los días 25 y 26 de mayo, fueron abiertas las puertas de la sede del Consejo Nacional de la institución gremial. Más de mil personas visitaron durante ambas jornadas las dependencias del imponente edificio que cuenta con ya casi 110 años de vida y que hace ya 57 años alberga a la sede central del Colegio de Contadores de Chile.

Historia

El palacio Astoreca es un palacio residencial ubicado en calle Diecioch 121, entre las calles Padre Felipe Gómez de Vidaurre y Padre Alonso de Ovalle, Santiago de Chile. De estilo neoclásico francés, hoy en día alberga al Colegio de Contadores de Chile. La residencia fue mandada a construir por Matías Astoreca Granja (hijo de Juan Higinio Astoreca y Felisa Granja) al arquitecto Alberto Cruz-Montt en 1910. La familia Astoreca provenía de Bermeo, país Vasco, España. Fueron pioneros del salitre, asociados a grandes empresas del norte de Chile.

En 1902, Juan Higinio Astoreca encargó un palacio en Iquique a Alberto Cruz-Montt, el cual no pudo ver terminado debido a su fallecimiento al año siguiente. En 1910 uno de sus hijos, Matías Astoreca Granja, se traslada a Santiago y le pide al mismo arquitecto la construcción de un palacio el cual tampoco alcanza a ver terminado ya que fallece en diciembre de 1924.

Con el paso del tiempo la familia no tuvo recursos para mantener el palacio y la esposa de Matías Astoreca decidió venderlo.

Características

Puerta principal
El palacio Astoreca es un edificio de dos pisos, un piso zócalo y una falsa mansarda, en estilo neoclásico francés. Además posee características de ciudad jardín, esto significa que su fachada principal estaba retirada de la calle y formaba un antejardín, esto demostraba la riqueza que poseían algunas familia ya que la mayoría de los palacios de la época poseían fachada continua (sin antejardín).

En los años de su construcción, el terreno que ocupaba era tan grande que se juntaba con la propiedad del palacio Cousiño.

Exterior
Destacan sus dos entradas con sus respectivos portones posicionadas en los extremos de la propiedad, las que llevan a un porche donde se sitúa la entrada principal.

Zócalo
En él están instalados el servicio (ya que en el tiempo de la construcción los sirvientes no se mezclaban con los propietarios), la estadía de servidumbre, dormitorios independientes, bodegas y una estancia central para la cocina.

Salón principal
Primer piso
En la entrada, sus dos grandes puertas con una escalera con balaustres (mármol).

El hall de doble altura (salón principal); en el destacan la chimenea de mármol francés, la lámpara colgante de bronce, los espejos y la claraboya (tragaluz), la escalera de mármol con baranda de fierro forjado con madera que lleva al segundo piso y sus hermosas columnas de orden dórico.

El comedor o sala de conciertos con una lámpara de bronce, la chimenea de mármol francés (reposicionada), muros tapizados de brocado (original) y cuadros de los presidentes del colegio de contadores.

La sala de la presidencia revestida en madera de nogal con una chimenea de mármol negro de Bélgica y una lámpara.

La sala curva o salón francés (posible salón de música o salón de exposición de joyas familiares) con muros tapizados de brocado (original) y piso de roble americano.

La pajarera o jardín de invierno y demás dependencias privadas.

Segundo piso
Debido al hall de doble altura las habitaciones (dormitorios) se encuentran en torno a este.

Actualidad

El palacio fue adquirido en 1962 por el Colegio de Contadores de Chile.