Cristóbal Bustamante, gerente general del Colegio de Contadores de Chile: «Necesitamos modernizar el colegio y adaptarnos a los cambios que traerá la profesión contable en el futuro»

Con 28 años, Cristóbal Bustamante asumió a fines del año pasado el desafío de buscar estrategias para encantar a los contadores jóvenes con el Colegio de Contadores de Chile, haciéndolos miembros de la institución.


9 de septiembre de 2019

¿Cuándo asumiste como gerente del Colegio de Contadores de Chile?
En noviembre de 2018. Antes, desde el 2016, fui el contador general del colegio lo que me ayudó bastante para asumir el desafío de la gerencia ya que identifiqué cuáles eran las necesidades de la institución.

¿Cuáles son esas necesidades?
La visión del colegio es ser un organismo líder con respecto a la profesión contable, por lo cual el foco es llegar a los recién egresados o a quienes tienen un promedio de edad de treinta años. Necesitamos modernizar el colegio y adaptarnos a los cambios que traerá la profesión contable en el futuro.

¿Cuáles son los pilares de este proceso de modernización que mencionas?
Actualmente, a través de nuestras redes sociales, se muestra la gestión del colegio que no solo tiene una destacada participación a nivel nacional sino también internacional, a través de organismos como IFAC y e IASB, que es la institución que emite las normas IFRS para todo el mundo. Deseamos que nuestros asociados se sientan respaldados por una organización que es líder en la materia a nivel nacional.

¿Y qué acciones se realizan para aumentar la cercanía?
Se requiere ir a los liceos técnicos para que los alumnos comiencen a visualizar que hay una asociación que respalda el ejercicio contable; ir también a las universidades para hablar del colegio y explicarles que es una institución abierta donde todos pueden participar y compartir experiencias y estudios, capacitándonos constantemente.

Ya se avecina el proceso de convocatoria para renovación de las licencias, ¿cuáles son las actividades que han diseñado para fortalecer este actividad?
Todos los años desarrollamos el proceso de capacitación “Me preparo”, que consiste en un curso contingente de carácter gratuito a cargo de un destacado relator. Además, gestionamos una serie de beneficios; también aceptamos a egresados hasta 26 de años de edad de forma gratuita el primer año de modo que se interioricen sobre cómo funciona la institución. Es importante que quede claro que esto no es solo en Santiago; tenemos presencia nacional.

¿Ha habido este año un aumento de colegiados que pertenezcan a este segmento comentado anteriormente?
Sí, por cierto. Nuestras campañas de difusión han dado frutos, tanto en lo que corresponde a los cursos, como en las visitas a universidades y convenios. La mitad de las nuevas inscripciones corresponden a contadores que están entre los 25 y 40 años.

En 2016, el 70 % de los colegiados eran mayores de cincuenta años. Esto llevó a que se determinara ofrecer colegiaturas gratuitas a egresados hasta los 26 años, como una forma de promover el ingreso al colegio mientras los jóvenes se estabilizan financieramente.

Hoy, el segmento de contadores jóvenes ha crecido cerca de un 10 % con respecto a la situación de los años previos.

¿Cuáles son a tu juicio las principales dificultades que el colegio ha enfrentado para llegar al segmento de contadores que va entre los 25 y 40 años?
Hay una negación a la tecnología, por lo tanto, cuesta asumir cambios radicales. Hemos ido de forma paulatina integrando cambios en el sitio web y utilizando fuertemente nuestras redes sociales para ir cambiando la perspectiva frente a las nuevas tecnologías.