Macarena Velásquez, presidenta del Consejo Regional de Antofagasta: “El colegiado cuando es escuchado siente que es parte de la institución”.

Macarena Velásquez es una de las dirigentas más jóvenes del Colegio de Contadores de Chile. A semanas de haber iniciado su gestión, nos comenta cuáles son los desafíos que se imponen ella y su directiva y sus expectativas con respecto al lugar público que debe poseer el colegio, tanto regional como nacionalmente.


11 de octubre de 2018

1. ¿Cuál es la situación de los profesionales contables en la Región de Antofagasta? Me refiero a sus principales carencias.

Una de las principales situaciones que tenemos es que el profesional contable de la región no está interesado en pertenecer al colegio, sobre todo aquellos que recién se han titulado. Ellos tienen una percepción de que el colegio no les entregaría una ayuda real para el ejercicio profesional. Otra falencia es que para la mayoría no es relevante pertenecer a grupos de estudio, donde puedan apoyarse mutuamente en términos de conocimiento técnico y práctico. Por último y no menos importante, en nuestra zona no hay acceso a capacitación continua. Nosotros, hasta hoy, solo hemos tenido acceso a capacitaciones puntuales, un par de charlas con el SII y sería todo. Desde Santiago llegan algunas capacitaciones pero que son un tanto ajenas a lo que el contador de la región realmente necesita.

2. ¿Cuáles son los principales desafíos de la gestión que usted encabeza?

Que la gran mayoría de los contadores de la región sean parte del Colegio de Contadores de Chile; que el colegio sea un beneficio real, que los colegiados cuenten con ayuda en el ejercicio profesional, sobre todo en tiempos de cambio. Nuestra realidad actual indica que, en promedio, los colegiados son de mayor edad y por tanto necesitan apoyo en la modernización de procesos: tecnología, softwares, formas de enviar información al SII. Es primordial para nosotros ayudarlos en este tipo de acciones. Que tengan mayor acceso a capacitación continua, al menos una vez al mes.

Además, es un desafío que aquellas autoridades que poseen incidencia en nuestra actividad consideren nuestras opiniones en materia tributaria, ya que como Colegio de Contadores tenemos a nivel nacional una vasta experiencia y un alto conocimiento técnico que podemos entregar.

3. ¿Qué acciones se planea realizar durante su período como presidenta?

Tenemos un plan de acción que se divide en tres líneas. La primera es establecer alianzas entre el Consejo Regional de Antofagasta y las distintas instituciones que se relacionan con nuestra actividad, ya sea en el ejercicio profesional como en el ámbito académico; hablamos del SII, Dirección del Trabajo, universidades e institutos profesionales, Cámara de Comercio, entre otras.

Una segunda línea de acción se dirige directamente a nuestros asociados. Esta otorga beneficios como la capacitación continua a costo accesible, el mejoramiento de nuestra infraestructura, potenciar los comités de estudio a nivel regional como provincial, convenios con empresas que otorguen beneficios, actividades de recreación y esparcimiento. Nos interesa generar instancias gremiales donde el contador pueda expresar sus inquietudes y necesidades, sintiéndose parte del colegio. El colegiado cuando es escuchado siente que es parte de la institución. En cambio, cuando solo le entregamos información financiera o que baja desde decisiones tomadas a nivel central, sienten que no forman parte del proceso.

La tercera línea tiene que ver principalmente con difundir nuestro rol dentro de la sociedad. Todo lo que hagamos lo daremos a conocer. Muchas veces los profesionales contables no conocen las acciones que desarrolla el colegio. Nuestras capacitaciones, nuestra presencia en las universidades hablando con los futuros colegas. Que estos sepan que una vez que egresen, cuando ya no tengan el respaldo de la universidad, sí tendrán el nuestro.

4. Usted es una de las dirigentas más jóvenes del Colegio de Contadores. ¿Cuál es el principal sello que cree una mujer joven puede imprimir en una institución tradicional como es el Colegio?

Creo que el sello es el cambio. Un cambio que da un paso a un nuevo tiempo donde los profesionales más jóvenes se sientan representados en sus inquietudes y necesidades, porque el colegio es una institución en la cual los dirigentes son mayores de 55 años. Entonces, los jóvenes que están egresando o que llevan diez años ejerciendo no sienten que están en una misma situación laboral o académica frente a dirigentes mayores. En cambio, con alguien como yo se sentirán más cercanos porque verán que tenemos las mismas inquietudes y sueños con respecto a nuestro gremio; las mismas dificultades, nos va a tocar enfrentar los mismos desafíos. Quienes hoy estamos entre los 25 y los 40 años seremos afectados por cambios que vendrán constantemente. Además, se abre el camino a que otros colegiados jóvenes tomen un rol más protagónico como dirigentes; que ya no sean espectadores sino partícipes de los cambios, preservando las tradiciones de nuestra hermosa institución.

5. ¿Cuál es la relevancia pública que usted espera que el Colegio de Contadores puede tener a nivel regional dentro de, digamos, cinco años más?
Tenemos, junto a mi consejo, una mirada bastante ambiciosa. Queremos que el Colegio de Contadores de Antofagasta, al igual que en el resto de las regiones, estemos a la vanguardia en la implementación de las normas contables. Después, en los ámbitos financiero y tributario, que el gobierno de turno busque en nosotros consejo y que también propulsemos los cambios. Así, lograremos posicionar a nuestra institución en un lugar primordial. Esperamos que el colegio salga del anonimato en la región; que la gente pueda ver que sí tenemos una respuesta, una opinión y base técnica válidas. Que el colegio encabece las transformaciones en los ámbitos de su competencia. Esto es particularmente importante en el caso del proyecto de modernización tributaria, donde esperamos que la Autoridad nos escuche teniendo en cuenta la realidad de cada región en particular, muy diferente una de la otra.