Rodrigo Muñoz, presidente del Consejo Regional de O’ Higgins: «Nos interesa que los colegas comprendan que ser parte del Colegio de Contadores no solo implica obtener capacitación a bajo costo sino ser parte de un grupo humano»


7 de mayo de 2019

¿Cuáles son las principales necesidades de los contadores de la Región de O’Higgins?

Lo principal es el tema del reconocimiento de la profesión. Es una búsqueda de los colegas el que el trabajo contable sea valorado en diversas instancias, ya sea desde la autoridad y los contribuyentes. Es una necesidad latente el que se nos reconozca por nuestro aporte a la sociedad.

Al respecto, ¿qué acciones ha adoptado el Consejo para aumentar los niveles de reconocimiento y visibilización de los profesionales contables?

Bueno, sacar el Colegio de Contadores a la sociedad. Para esto hemos desarrollado diversas acciones, entre las cuales consideramos que es fundamental que quienes están a punto de egresar de la carrera de Contador Auditor tengan conciencia de que el tema no concluye con la titulación, sino que el sello final es ser parte de nuestra organización. En marzo formalizamos un acuerdo con el instituto AIEP, que había comenzado a fines del 2018, en el cual el objetivo es mostrarles a los egresados qué es el Colegio, que lo conozcan y ser parte de la organización. Que una vez que egresen, cuenten con el apoyo de la institución.

En cuanto a la comunidad en general, estamos trabajando en varias mesas de trabajo, como es el caso de la Cámara de Comercio de Rancagua, el SII -una mesa que ya cuenta con varios años- y otras organizaciones, siendo un aporte para la comunidad y obteniendo la validación y reconocimiento que se persigue.

¿Qué ocurre con el tema de la capacitación?

Bueno, el eje principal del Colegio de Contadores es la capacitación, es el principal producto que se entrega a los colegiados. Está tan integrado a nuestra actividad que es parte del día a día: no hay mes en que no tengamos programadas distintas actividades de capacitación. En lo que va del año, hemos realizado charlas sobre Declaraciones Juradas, Renta, y en lo que resta del semestre, celebraremos un par de charlas con el Tribunal Tributario Aduanero de la región para conocer cuál es la funcionalidad de esta instancia y qué debemos hacer cada vez que debamos recurrir a él con un cliente. Además, realizamos capacitaciones junto a la Dirección del Trabajo a partir de lo que ocurra en la contingencia.

Hemos mejorado también la coordinación con el consejo provincial y el comité local que poseemos. Nos proponemos crear en el corto plazo dos nuevos comité locales: San Vicente de Tagua-Tagua y Pichilemu.  Con esto, tendremos una organización espejo con respecto al despliegue del SII en la región. Esto nos permitirá ofrecer nuestros beneficios a todos los colegiados de la región.

¿Cómo ha ido la captación de colegiados con respecto al promedio de los años recientes?

No hay que desconocer que la Reforma Tributaria nos ha permitido potenciar este tema. Independiente de la gestión y promoción propias, han llegado muchos colegas interesados en estar al día con la Reforma. Hay sedes como Santa Cruz que han aumentado sus colegiaturas en casi un 100 %. En cuanto a la sede provincial de San Fernando y al regional de Rancagua, el aumento de colegiatura ha sido del orden del 30 %. Queremos afianzar este proceso con la colegiatura de los futuros egresados de los institutos de la región; potenciar una nueva generación de colegiados.

Una vez que concluya su período como presidente, ¿cuáles son los objetivos que desearía haber cumplido?

Posicionar al Colegio de Contadores dentro de la comunidad. Qué significa ser colegiado tanto desde el punto de vista profesional, social y humano. Nos interesa que los colegas comprendan que ser parte del Colegio de Contadores no solo implica obtener capacitación a bajo costo sino ser parte de un grupo humano con el cual compartir otro tipo de actividades. Para esto nos asesoramos con diversas comisiones, como la social y deportiva.